Mantener al enemigo cerca

“Me preocupa que si mis demonios se van,

mis ángeles se irán también.”

R.M. Rilke

Hoy quiero hablar sobre el “enemigo” interno que todos tenemos. Nuestra “sombra” según Jung, nuestro “lado obscuro”, que, al igual que nuestras mejores cualidades, es parte de nosotros.

Dice un dicho que “al enemigo hay que tenerlo cerca”, pues es la forma de evitar que nos tome por sorpresa. Esto es totalmente cierto en el caso de nuestra “sombra”, pues solamente estando conscientes de nuestras peores características y tendencias podremos vencerlas, y evitar que surjan de pronto, haciéndonos actuar o reaccionar de la peor forma y en el peor momento.

Astrológicamente, cada planeta y cada signo tiene su lado de luz y su lado de sombra. Alguien del signo Leo, por ejemplo, puede ser increíblemente generoso, pero también terriblemente egocéntrico y presumido.  Una persona del signo Libra puede ser admirablemente amable y conciliadora, pero también puede ser superficial y escoger una mentira antes de decir una verdad que genere cualquier tipo de molestia o enojo. Un Escorpión puede ser la mejor persona para ayudar a otros a superar tiempos de crisis, pero también puede ser una persona vengativa.  Para aceptar y aprovechar lo que nuestros planetas nos dan, debemos abrazar ambos lados, y trabajar por fortalecer por fortalecer el mejor, pero sin dejar de reconocer el lado “obscuro” o negativo.

ninjasombra

Lo ideal es desarrollar y dejar salir cada uno su lado de luz, pero para hacer esto bien hay que conocer la sombra.  Cuando preferimos pensar que no existe, la rechazamos y reprimimos, es como si nos sentáramos sobre un globo que no dejamos de inflar, y llegará el día en que explote, con la posibilidad de lastimarnos a nosotros y a otros.  A nadie le gusta pensar, mucho menos que le digan, que es egoísta, arrogante, flojo, que tiende a comer, beber, gastar, compasivamente, etc. Pero la única forma de fortalecer las mejores cualidades y mantener bajo control nuestro lado de sombra es reconocerlo, aceptarlo, y tenerlo presente, y entonces proponernos cada día no dejarle hacernos actuar o reaccionar.  Si se que tiendo a enojarme es más fácil prepararme para no hacerlo (ya se que habrá tráfico, así que respiro hondo antes de salir de casa, escojo alguna música que me ayude a tranquilizarme mientras manejo, y me propongo no tomar personales las agresiones de los otros conductores). Si se que tiendo a comer compulsivamente, cuido mis horarios de comida y me propongo no comer fuera de éstos, ni cuando no tengo hambre.

Hoy quiero hacer una invitación a aprovechar la energía de Saturno, y buscando cada unoen lo mas profundo de sí, y hagamos conciencia de nuestras peores características, las aceptemos (ojo, aceptar quiere decir reconocer su existencia, pero no conformarnos con actuar de acuerdo a ellas), y nos propongamos vencerlas en cada momento que sea necesario.  Si cada uno de nosotros logra mantener a sus “enemigos internos” cerca y bajo control, estaremos contribuyendo a que nuestros días, y los de los demás, sean mejores.

Anuncios

2 thoughts on “Mantener al enemigo cerca

  1. Interesante reto el que nos planteas, Luna. La mayoría de las personas toma su lado oscuro como una justificación de sus acciones y no como algo que se deba controlar. “Es que así soy, ni modo”. ¡Gracias por el post!

  2. Muy buena reflexión y ahora si que como dice un amigo mio “para saber donde anda el Diablo hay que traerlo de la mano…” sol asi podremos contenerlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s