Equinoccio y Equilibrio

En las culturas antiguas, la vida, y los rituales, de los hombres estaban estrechamente ligados con los ciclos de la naturaleza, con los cambios de estaciones. Estos cambios de estaciones coinciden con fenómenos astronómicos:  el inicio de la Primavera y del Otoño están marcados por los equinoccios, que son fechas en que el día y la noches (o las horas de luz y obscuridad – en el Ecuador) tienen la misma duración, pues ambos polos de la Tierra están a la misma distancia del Sol. A partir del Equinoccio de Primavera los días son cada vez más largos, hasta que llegamos, en el Solsticio de Verano, al día mas largo del año.  A partir del Equinoccio de Otoño los días son cada vez más cortos, hasta que llegamos, en el Solsticio de Invierno, a la noche más larga del año.

El equinoccio de Otoño de este 2012 será el sábado 22 de Septiembre, a las 09:49 horas (horario de Verano del Centro de México).  Un dato interesante es que este es el último equinoccio calculado en el calendario maya, antes del cambio de era calculado para el Solsticio de Invierno de este mismo año.  Los mayas, sabios, y grandes observadores de los astros, comenzaban la siembra con el Equinoccio de Primavera, y la cosecha con el Equinoccio de Otoño. Lo mismo hacían otras culturas alrededor del hemisferio norte.

Astrológicamente, el Equinoccio de Otoño coincide con el momento en que el Sol entra al signo de Libra, que representa, entre otras cosas, la búsqueda de equilibrio.  En muchas culturas el equinoccio era una fiesta de agradecimiento por la abundancia de la temporada anterior, donde compartir era una parte importante del festejo.

En este año, el Equinoccio de Otoño llega con una T cósmica, formada por cuadraturas entre el Sol (en Libra), Mercurio (en Libra), la Luna (en Sagitario), Plutón (en Capricornio) y Urano (que, desde Aries, hace también oposición con el Sol y Mercurio). Estas posiciones generan una gran tensión entre los intereses personales y sociales, entre los buenos modales y la rebeldía, entre los usos de la tecnología y sus consecuencias prácticas, entre nuestro anhelo de ser libres y nuestro deseo de controlar a otros y controlar los resultados de cada una de nuestras acciones. Parece mucho al mismo tiempo, pero si comenzamos paso a paso, con determinación, podemos crecer mucho al lidiar con esta energía. Recordemos que el Equinoccio tiene mucho que ver con equilibrio, y el signo de Libra con la justicia e igualdad. Si buscamos equilibrio en nuestras acciones y en nuestras relaciones, y tenemos presente la importancia de la igualdad en nuestro trato con otras personas, y hacia nuestro planeta, estaremos dando un paso importante para lidiar con las energías actuales.  Podríamos aprovechar la energía de este Equinoccio de Otoño proponiéndonos recibir con agradecimiento lo que hayamos “sembrado” en los meses anteriores, y buscar la forma de sembrar cada vez algo mejor para cosechar cada vez algo mejor.  Aprovechemos este Equinoccio para agradecer cada uno lo que tiene, lo que ha logrado, y recordemos que una de las mejores formas de agradecer es compartiendo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s