LA CRISIS DE LOS TREINTA Y EL MAESTRO SATURNO

“…. Cada derrota, cada corazón roto, cada pérdida, contiene su propia semilla, su propia lección sobre cómo mejorar tu desempeño la próxima vez.”

Malcolm X.

Muchas de las épocas de crisis en nuestra vida tienen influencias astrológicas. Por un lado, esto significa que hay momentos de “crisis”, o de prueba de los que no podemos “escapar”, pero del lado bueno quiere decir que tienen un principio, un fin, y una clara oportunidad de aprender o mejorar. Lo que sí puede ayudarnos a enfrentar con mayor facilidad cualquiera de estos momentos de crisis son nuestra actitud, madurez y acciones.

La “Crisis de los Treinta” es uno de los momentos de prueba con una claramente astrológica: el planeta Saturno. Con frecuencia yo comparo a este planeta con aquel maestro muy, pero muy exigente, que algo nos hizo sufrir cuando fuimos sus alumnos, pero que realmente nos ayudo a aprender. Así es Saturno, es un planeta usualmente difícil, que nos hace sentir insatisfechos e inseguros, nos hace dudar de nuestras capacidades, y también es posible que complique u obstaculice nuestros planes; las épocas en que tiene aspectos difíciles con nuestros planetas natales pueden marcar momentos donde tenemos un reto importante a vencer, pero también mucho que ganar al superarlo.

Meses antes de nuestro cumpleaños número 30, Saturno vuelve – por primera vez en nuestra vida – a la posición en que estaba cuando nacimos. Hay quienes conocen este momento como el “retorno de Saturno”. Ahora esta crisis la están viviendo los nacidos entre los últimos meses de 1980 y el año 1981, para quienes se combina esta conjunción de Saturno con otras influencias planetarias que es posible que hayan hecho que los últimos meses hayan sido realmente un momento de prueba.

La posición natal de Saturno marca para cada persona un área de reto o de prueba en la vida, un área donde necesita trabajar más que otros para conseguir los mismos resultados, pero donde su “premio” puede ser que sus resultados sean sólidos y duraderos, y un aprendizaje profundo. En muchos casos el primer “detonador” fuerte de las lecciones de Saturno en nuestra vida es, precisamente, el retorno de Saturno. Depende de la posición de Saturno en nuestra carta natal, esta crisis nos hace sentir insatisfecho con nuestro progreso en algún área de la vida. Independientemente de nuestros logros, sentimos que no son suficientes, pensamos que estamos cerca, o hemos llegado a los 30 años sin haber logrado cierto objetivo y entonces dudamos sobre nuestra capacidad de logrado. Pero la duda puede ser una bendición, pues nos puede ayudar a darnos cuenta de lo que debemos corregir, o rectificar, para poder llegar a donde queremos. Si tenemos la disposición y la humildad para aceptar y tomar estas crisis, estaremos mejor preparados para lo que venga después.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s